Barcelona

Vídeo: Agentes de la Guardia Civil reaniman a un pasajero del Aeropuerto de El Prat en parada cardiorrespiratoria

Un pasajero del Aeropuerto de Josep Tarradellas-Barcelona El Prat ha tenido que ser reanimado por dos agentes de la Guardia Civil tras desplomarse en el suelo sin respiración y expulsando espuma por la boca.

Publicidad

El pasajero pasaba el control de seguridad de la Terminal 2 del aeropuerto catalán de El Prat cuando comenzó a tambalearse y a perder el conocimiento hasta desvanecerse en el suelo. En ese instante, todos los pasajeros de su al rededor se percataron y rápidamente un vigilante de seguridad alertó a dos agentes de la Guardia Civil que se encontraban en las instalaciones.

El hombre, de mediana edad, no podía respirar y no paraba de expulsar espuma por la boca. Estaba sufriendo una parada cardiorrespiratoria.

Los agentes de la Guardia Civil realizaron a la mayor brevedad posible la maniobra de RCP (reanimación cardiopulmonar) y emplearon también un desfibrilador semiautomático para reanimar al varón.

Mediante un comunicado, la Guardia Civil ha explicado que, durante media hora, los agentes, apoyados por un Vigilante de Seguridad Privada del aeropuerto y un pasajero con nociones en primeros auxilios, tuvieron que practicar la reanimación hasta que finalmente el hombre logró recuperar el pulso y la respiración.

Uno de los agentes que realizó los primeros auxilios se encuentra realizando su periodo de prácticas y lleva en el cuerpo menos de un año. Por la rápida actuación, el hombre pudo ser salvado y posteriormente, trasladado al Hospital de Bellvitge para que realizarle un reconocimiento médico más exhaustivo.

El pasado mes de febrero se vivió una situación similar

No es la primera vez que una escena así sucede en el aeropuerto de El Prat. Este mismo año, el pasado 7 de febrero, un agente de la Policía Local de Palma, junto con otras dos personas, intervino en la reanimación de un hombre de 70 años que había entrado en parada cardiorrespiratoria tras perder la consciencia.

El agente, que se encontraba fuera de servicio, según la nota de prensa publicada por el Ayuntamiento de Palma, observó a un grupo de personas que rodeaba a un varón que se había desplomado en el suelo instantes antes y que había sido colocado en la posición lateral de seguridad. Tras que sus vías respiratorias no estaban obstruidas y habiendo dado aviso ya a los servicios de emergencias, el policía solicitó un desfibrilador semiautomático (DESA) por precaución.

Minutos más tarde, el hombre entró en parada cardíaca y el agente de policía no dudó en poner en práctica sus conocimientos en reanimación cardiopulmonar asumiendo la dirección de las maniobras y siendo ayudado por dos personas más.

Estas maniobras se prologaron durante unos minutos haciendo uso del desfibrilador y logrando que el pasajero recuperase el pulso y la respiración. Finalmente llegaron los servicios de emergencia y la Guardia Civil para hacerse cargo de la situación y el varón fue trasladado al hospital.

¿Para qué sirve la maniobra de RCP?

Esta maniobra consiste en combinar la respiración boca a boca con las compresiones en el tórax del afectado, para así tratar de sustituir tanto el latido del corazón que se ha parado como la ventilación del aire dentro de los pulmones. De esta forma, se consigue mantener la circulación y la sangre oxigenada hasta que se restablezcan la respiración y los latidos de manera autónoma o llegue la ayuda médica capacitada.

En el caso del desfibrilador, este debe pegarse al pecho de la persona que está sufriendo la parada cardiorrespiratoria mediante unas pegatinas que incorpora el propio aparato y esperar a que el dispositivo indique si se debe realizar o no una descarga. En el caso de que sí se pueda realizar dicha descarga, es necesario asegurarse de que nadie esté tocando a la persona que está siendo reanimada y confirmar la descarga mediante un botón.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la actualidad de antena3noticias.com

Publicidad