Los vecinos de una urbanización de Torremolinos, Brocante, se quejan de que les invaden los okupas. La edificación está muy bien situada y cuenta con piscina y zonas ajardinadas. Pero una parte de la urbanización se quedó sin construir por la quiebra de una constructora y ha sido okupada.

Los vecinos llevan conviviendo desde 2008 con los okupas y lo habían hecho con relativa normalidad. El problema es que han asaltado un edificio contiguo donde sí hay residentes propietarios que en su día pagaron por su vivienda. Uno de esos okupas ha asegurado a Antena 3 que ha llegado a pagar 400 euros por adquirir uno de esos pisos.

Los residentes temen no solo por sus propios enseres sino también por su propia seguridad. "En los mercadillos subastan las viviendas y alguien las okupa, y después las venden o las alquilar", asegura uno de los vecinos.