El pasado martes dos hombres entraron en un establecimiento de la localidad de Ardales, en Málaga, con la intención de robar. Una de las dueñas del establecimiento se negó a dar el botín a uno de los hombres y se enfrentó a él: "¿Tú vas a venir aquí a llevarte el dinero, que llevo desde las siete de la mañana trabajando?", cuenta al Diario Sur.

Supuestamente, tiraron y pegaron a la joven, mientras ella pedía auxilio. Solo unos segundos después varios vecios que se encontraban en la zona fueron a ayudar a la chica.

Los sospechosos intentaban escapar, corriendo calle abajo para llegar hasta un coche. Pero varios vecinos ya les pisaban los talones y decidieron separarse.

Cada vez más vecinos se unían a la persecución hasta que acudiera la Guardia Civil. Ambos fueron acorralados en diferentes puntos de la localidad hasta que acudieron los agentes.