120.00

Publicidad

Agresiones

Vecinos de un bloque de Barcelona piden ayuda a la administración por las amenazas y agresiones de una vecina con trastorno mental

Una mujer que sufre trastorno mental agravado con consumo de alcohol y drogas hace la vida imposible a sus vecinos de edificio en Barcelona. Reclaman una solución a la administración.

Los vecinos de un edificio del barrio de Hostafrancs en Barcelona llevan mucho tiempo - años- soportando los insultos, amenazas e incluso agresiones de esta mujer. Ella tiene un trastorno mental que se ve agravado por el consumo de alcohol y drogas.

La situación para estos vecinos ya es insostenible. Denuncian con vídeos las situaciones que tienen que vivir a diario y piden a la administración, a asuntos sociales, que tome cartas en el asunto y pueda darles una solución para recuperar la tranquilidad.

Los vídeos con sus amenazas, insultos y agresiones

En los vídeos se puede ver como la mujer aporrea la puerta de uno de sus vecinos, mientras grita y amenaza. En otro vídeo, grabado este pasado sábado, se puede ver a la mujer como sube las escaleras y le clava al hombre un cuchillo en el abdomen. Afortunadamente, es un cuchillo de postre y el hombre resulta herido leve, con apenas unos rasguños. Al parecer, la agresión se produjo después de que la mujer amenazara de muerte a la familia, sus vecinos de arriba, porque su hija, de tan sólo 2 años, correteaba por el pasillo de casa a las 12 de la mañana.

No quiere recibir ayuda de servicios sociales

Dialogar con ella es imposible: les escupe, les golpea, les amenaza de muerte. Los vecinos han presentado en este tiempo multitud de denuncias, la mujer ha dormido alguna noche en los calabozos de comisaría tras ser detenida, pero al día siguiente vuelve ella y la pesadilla.

Los servicios sociales dicen que no pueden hacer nada con ella ante su negativa a pedir ayuda. Su familia tampoco pide para ella la incapacidad y mientras los vecinos sufren las consecuencias.

Tiene pendientes decenas de demandas en los juzgados pero los vecinos se quejan de "no se presenta a juicio y no pasa nada".

Algunos se han marchado a vivir a otro lado, pero los que aún viven junto a ella piden una solución antes de que pueda suceder algo más grave.

Publicidad