53.013167

Publicidad

Gran Canaria

Unos 200 vecinos de Tunte (Gran Canaria) montan barricadas para impedir el traslado de inmigrantes en cuarentena por coronavirus

71 inmigrantes llegaron en patera a Tunte, en Gran Canaria, hace tres días. Tras pasar las noches en una carpa de Cruz Roja les han decidido trasladar a un antigua residencia escolar. Los vecinos se oponen al traslado por no confirmar si son casos de coronavirus, a pesar de que la Delegación haya confirmado de que no han dado positivo.

En resumen
  • La Delegación del Gobierno afirma que no hay contagios
  • Formaron una barricada con 200 vecinos

Unos 200 vecinos de Tunte, en San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria, han montado barricadas en una de las calles del pueblo. Se oponen a que se traslade a un grupo de inmigrantes en cuarentena por coronavirus a una antigua residencia escolar.

La concentración se convocó mediante las redes sociales, mensajes de WhatsApp y varias llamadas. Primero comenzó con barricadas con contenedores, aunque terminaron formándolas entre ellos. La noticia llegó por parte de la Delegación del Gobierno, sobre que iban a trasladar a un grupo de inmigrantes subsaharianos en cuarentena.

Estos inmigrantes llegaron hace tres días. Son un grupo de 71 personas, que llevan pernoctando en carpas De la Cruz Roja en Arguineguín. Durante tres días han convivido con otros 13 que sí han dado positivo.

Están a la espera de que se les asigne un recurso de acogida para poder pasar la cuarentena obligatoria por el coronavirus.

Ninguno ha dado positivo en coronavirus

Una portavoz de la Delegación del Gobierno en Canarias ha explicado que ninguno de los inmigrantes ha dado positivo en las pruebas PCR de coronavirus. Sin embargo, deben pasar la cuarentena que se exige a todo aquel que llega también en patera a las islas.

A pesar de ello, el alcalde en funciones centra el problema en dos puntos. El primero es que no se le ha consultado al Ayuntamiento y el segundo que desalojen para derivar a otros puntos de la isla a los otros 80 inmigrantes que vivían allí y que se habían integrado ya en el pueblo.

"Se habían convertido en unos vecinos más, estamos hablando de personas que buscan una nueva vida e integrarse", explica el alcalde.

La protesta de los vecinos ante la situación ha sido vigilada por furgones policiales, aunque sin incidentes.

Publicidad