Volcán La Palma

Varias personas desalojadas por la erupción del volcán de La Palma son trasladados a hoteles

Varias personas desalojadas por la erupción del volcán de La Palma son trasladados a hoteles debido a la situación que viven.

Publicidad

La mayoría de huéspedes en los hoteles de La Palma son vecinos desalojados o cuerpos de seguridad. Las instalaciones de los hoteles se han convertido en su casa y todavía no saben durante cuánto tiempo.

Algunos indican que estarán hasta principios de octubre. En cambio, otros se encogen de hombros. Los hoteles están preparados para acogerlos; hay juegos y gimnasios.

Nieves y José Luis son dos de las personas que tuvieron que ser evacuadas debido a la erupción del volcán. "Me vi en la cama con el bolso abierto y pidiendo ayuda", explica Nieves.

En Fuencaliente se hospedan casi 180 vecinos, como Nieves y José Luis, ante la situación que hay debido al volcán de La Palma. En este hotel atienden a mayores y a dependientes, pero también traen ropa y otras donaciones.

"Lamentablemente tenemos que reinventarnos y tratar a la nueva clase de clientes", explica Javier Bellido, director del hotel.

Muchos esperan pasando los días mirando y escuchando todas las novedades sobre sus casas debido a la situación. Temen quedarse sin nada. "Me gustaría ir a recoger más cosas, sobre todo cosas de mi hijo", explica otra mujer que se encuentra en el hotel.

Al dolor se suma la incertidumbre. "Esto nunca te pasa en la vida y no sabes como afrontarlo", explican.

Los últimos desalojos pueden volver

Pero no todo es negativo, unas 160 personas que fueron evacuadas el pasado viernes pueden volver a sus casas, una vez que se han estabilizado las señales. Así lo ha acordado el comité director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca).

La director del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, ha informado de que esos indicadores más estables son el tremor sísmico, las señales sísmicas y las deformaciones del terreno.

A pesar de ello, las personas evacuadas desde que comenzó la erupción son unas 6.000, aunque todos están alojados con amigos o familiares, segundas residencias y hoteles.

Publicidad