84.010333

Publicidad

Desescalada coronavirus

Las comunidades de Cantábrico frenan sus planes de movilidad en la desescalada ante el temor de rebrotes de coronavirus

España avanza hacia el fin del plan desescalada del coronavirus, pero en las últimas horas algunas comunidades han decidido ralentizar el ritmo. El miedo a rebrotes y los últimos casos confirmados han obligado a dar marcha atrás a los planes de movilidad entre comunidades autónomas, planteado en el norte.

El Ministerio de Sanidad informa este viernes de qué comunidades avanzan en la desescalada del coronavirus. Si se atienden todas las peticiones, casi todo el país estará en fase 3 de la desescalada a partir del lunes.

Solo permanecerían en fase 2 Madrid, Barcelona y Lleida, y las provincias de Salamanca, Ávila, Segovia y Soria en Castilla y León, algunas de ellas por su cercanía con Madrid.

Castilla y León ha decidido, además, mantener la prohibición de movilidad entre sus provincias. Una prudencia que también se ha impuesto en las comunidades del Cantábrico, por temor a posibles rebrotes del coronavirus.

Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y también Navarra e, incluso, La Rioja, todas en fase 3, habían anunciado que permitirían la movilidad entre sus territorios desde el lunes, día 15. En las últimas horas han dado marcha atrás por los dos rebrotes en hospitales de Bilbao y Vitoria, que han causado de momento 3 muertes y 36 contagios.

El Gobierno vasco pedía hace menos de una semana "ampliar la movilidad en las comunidades colindantes, pero los rebrotes en las últimas horas han frenado los planes de esta comunidad. El mismo camino han seguido Asturias, Cantabria y Navarra no permitirán desplazamientos con País Vasco, y La Rioja todavía estudia su decisión.

El Gobierno canario ya había anunciado su intención de levantar el estado de alarma la próxima semana, pero el consejero de sanidad asegura que es dificilísimo que las consejerías puedan adoptar las medidas necesarias y estudian si esperar al próximo día 21, como el resto de España.

Galicia, es la única comunidad que mantiene el ritmo de desescalada y en el otro extremo se encuentra Madrid, que continuará por completo en fase dos. También lo harán por su cercanía con la capital Segovia, Salamanca, Ávila y Soria, aunque el resto de provincias de Castilla y León sí podrían pasar a fase 3.

La Generalitat catalana da por controlados los brotes de hace 15 días en Lleida, y asegura que los datos en Barcelona son buenos, pero oficialmente, solo ha pedido el cambio de fase para Girona y Cataluña Central. No descarta solicitarlo para el resto del territorio próximamente.

Sí ha pedido avanzar en la desescalada Ceuta, después de retrasar una semana el cambio de fase por una quincena de contagios en un cumpleaños. Valencia y Castilla la Mancha han solicitado también que todo su territorio entre en la última fase de la desescalada el lunes.

Publicidad