El Consorcio de la Ribera inicia este miércoles el tratamiento aéreo contra la mosca negra en el río Júcar (Valencia) para complementar los tratamientos terrestres que se han realizado hasta la fecha y se utilizarán 5.000 litros de producto biológico "respetuoso con el resto de la fauna".

Mediante helicópteros, se tratarán aquellos lugares cercanos al río Júcar "donde la orografía, el incremento de caudal o la vegetación ha impedido acceder correctamente de forma terrestre", según ha informado la Mancomunitat de la Ribera en un comunicado.

El tratamiento se ha dispuesto como solución al incremento de la cantidad de larvas de simúlidos o moscas negras en algunas zonas de la provincia de Valencia debido a las altas temperaturas que se prevén para el mes de julio.

El tratamiento se ejecutará el miércoles 3 de julio en diferentes lugares del cauce, desde aquellos próximos a la presa de Tous hasta la desembocadura de Cullera. El producto utilizado será de origen biológico completamente selectivo y solo afectará a las larvas de mosquitos y mosca negra. Este producto será respetuoso con el resto de fauna no objeto de control y está previsto que se empleen 5.000 litros de producto.

El vuelo de los helicópteros cuenta con la autorización de la Conselleria de Salut Pública i Salut Universal y se llevará a cabo dentro de un contrato que consorcia a 46 municipios de la Ribera que han conseguido coordinar sus esfuerzos a través de la Mancomunitat.

Los adultos de mosca negra son grandes voladores que pueden recorrer más de 20 kilómetros en un vuelo y "las actuaciones contra la plaga deben hacerse de una manera global y coordinada", han señalado.

Independientemente de la actuación de refuerzo mediante el uso del helicóptero, la Mancomunitat ha informado que se continuará trabajando por métodos terrestres de forma continuada.