87.794649

Publicidad

Coronavirus

La vacuna de Oxford contra el coronavirus es segura en adultos mayores e induce una respuesta inmune

Según la revista médica 'The Lancet', la vacuna contra el coronavirus en fase 2 de la universidad de Oxford produce pocos efectos secundarios, es segura para los adultos mayores y genera respuesta inmune.

En resumen

La vacuna de Oxford contra el coronavirus se encuentra en la segunda fase de pruebas clínicas y demuestra que es segura en personas mayores sanas e induce una respuesta inmune, según ha publicado hoy la revista médica 'The Lancet'.

Segura para los mayores

La Universidad de Oxford, en colaboración con la farmacéutica AstraZeneca y otros organismos, ha probado la vacuna contra el coronavirus en un experimento con 560 adultos sanos, entre ellos 240 por encima de los 70 años, con el objetivo de estudiar la reacción en el sistema inmune y los posibles efectos secundarios.

Para los expertos, los "prometedores resultados preliminares" señalan que la vacuna de Oxford contra el coronavirus ofrece "similares resultados de seguridad e inmunogenicidad en los adultos sanos de más edad que en aquellos de entre 18 y 55 años".

Según publica la revista médica 'The Lancet', la Fase 2 de la vacuna del coronavirus permite completar que el antídoto causa "pocos efectos secundarios" e "induce una respuesta inmune en ambas partes del sistema inmune en todos los grupos de edad tanto con una dosis baja como estándar".

El estudio en mayores

Los voluntarios de más de 55 años fueron divididos en dos grupos y recibieron una sola dosis de la vacuna del coronavirus o dos en un periodo de 28 días. Todos los voluntarios fueron controlados desde el primer día para detectar efectos adversos así como la respuesta inmune.

En el estudio difundido hoy, que no mide la eficacia de la vacuna para proteger del coronavirus, 560 adultos (160 de entre 18 y 55 años; 160 de 56 a 59 años y 240 de más de 70) con buena salud recibieron bien la vacuna de Oxford bien un antídoto de control.

Los autores del estudio señalan que los efectos secundarios de la vacuna de Oxford fueron leves como dolor por la inyección, fatiga, dolor de cabeza, fiebre o dolor muscular. De acuerdo con el estudio, la vacuna británica genera una respuesta de las células T a los catorce días de la primera dosis, y una respuesta de anticuerpos a los 28 días de la dosis de refuerzo (que atacarían al virus cuando circulase por la sangre o sistema linfático).

El ensayo apunta a que la Fase 3 de las pruebas clínicas de la vacuna del coronavirus, ya en funcionamiento, deberá confirmar estos resultados. Sarah Gilbert, investigadora, asegura que este estudio "responde a algunas de las cuestiones" suscitadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la necesidad de que las vacunas contra el coronavirus protejan a las personas mayores de avanzada edad.

Publicidad