Energía

La universidad pública de Baleares apaga la calefacción por el alto precio de la tarifa eléctrica

La calefacción ya no se encenderá en la universidad pública de las Islas Baleares. Se apagará a partir del próximo lunes por el aumento de los precios del gas y la electricidad.

La universidad pública de Baleares apaga la calefacción por el alto precio de la tarifa eléctrica

Pixabay La universidad pública de Baleares apaga la calefacción por el alto precio de la tarifa eléctrica

Publicidad

La elevada factura de la luz ya empieza a causar estragos entre el sector público, que se ve incapaz de mantener los altos costos provocados tanto por la inflación como por la invasión rusa de Ucrania. Tanto es así, que el Alto Representante para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, pidió a los ciudadanos bajar la temperatura de la calefacción para no depender tanto del gas ruso.

En la universidad pública de Baleares la situación es otra. El 5% del total del dinero que tiene en su haber el organismo público va destinado a la factura de la electricidad y el gas, motivo por el cual han decidido apagar la calefacción en toda la instalación a partir del próximo lunes, en un esfuerzo para reducir tan grandes gastos.

El sector público se encuentra ante una situación precaria debido al enorme aumento de gastos, provocado por la inflación, que este viernes ha alcanzado su mayor nivel desde diciembre de 1986, lo cual está originando el debate sobre si deben subirse los impuestos, algo ya planteado desde el Gobierno de España, o buscar fórmulas alternativas.

La inflación, un problema que no cesa

El sobrecoste de la luz, unido al de determinados productos de la cesta de compra, ha supuesto un paradigma inusual que están tratando de cambiar los ciudadanos de a pie en su día a día. Son muchos los negocios que tienen problemas, muy especialmente por el encarecimiento de la luz, puesto que obtienen más pérdidas que beneficios, y que les lleva a plantearse si deben seguir con su negocio, o, si por el contrario, continuar con el negocio, bien subiendo los precios, o manteniéndolos a costa de que decaigan sus beneficios.

La invasión de Ucrania tampoco ayuda a esta escalada de precios. Son muchos los que avisan que pronto habrá escasez de materias primas, como podría suceder pronto en España con los dulces, dado que la mayoría de ellos se elaboran con aceite de girasol, el cual procede mayoritariamente de Ucrania, país que, por la guerra, ha limitado mucho sus exportaciones.

Publicidad