Publicidad

SUS MUEBLES Y SU ROPA HABÍAN DESAPARECIDO

Una vecina de El Molar vuelve de vacaciones y se encuentra a una familia de okupas viviendo en su casa

Sara vivía lleva más de un año arrendada en esa vivienda y lo único que le queda ahora es la maleta con la que se marchó de viaje. Micaela vive de okupa en ese mismo inmueble desde hace dos semanas con sus hijos y su marido.

Cuando Sara volvió de vacaciones se encontró en su casa a otros inquilinos. Micaela, la nueva propietaria asegura que le compró la vivienda a un hombre del que dice que "era sospechoso" pero afirma que "quería la casa para sus hijos".

Sin luz y apenas sin muebles. Ella, su marido y sus 4 hijos llevan casi dos semanas viviendo aquí.

Sara asegura que la cerradura del piso en el que llevaba más de un año en alquiler estaba cambiada. Los muebles y su ropa tampoco estaban.

La familia que ha ocupado la vivienda aseguran que la compraron por 800 euros a un vendedor, que ahora está desaparecido.

Sara no quiere volver al inmueble por miedo a represalias. Ya ha denunciado lo ocurrido ante la Guardia Civil y ahora será un juez el que dicte o no la orden de desalojo.

Publicidad

La detención del fugitivo

El condenado por tráfico de drogas en Rumanía y detenido en Alicante modificó sus huellas dactilares

Llevaba años oculto en España, e incluso había cambiado su aspecto para que no le identificaran.

Condenado un matrimonio a 6 meses de prisión por un delito de odio

Condenados unos padres por insultar a la novia de su hija: "Es una enfermedad y se las estás pegando"

El juicio ha llegado a una conformidad y La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado al matrimonio a 6 meses de prisión por un delito de odio y una multa de 540 euros para cada uno, así como la inhabilitación en el ámbito de la docencia, ocio y deporte.