Una turista británica declara que tras romperse la espina vertebral en un tobogán acuático de Mallorca ha quedado más baja. Sus vacaciones en la isla han puesto su vida patas arriba, asegura la mujer de 25 años.

Los hechos ocurrieron en el parque acuático de Mallorca cuando la turista fue a deslizarse por el tobogán con la table y asegura que ninguno de los trabajadores le explicó cómo debía lanzarse por el tobogán y la posición que debía adoptar.

La mujer tuvo que ser operada. Cirugía en la que le tuvieron que fusionar dos vértebras además de insertarle varillas y clavos metálicos.

Tras la operación sufrió una infección de sepsis durante varios meses. Han ocurrido 10 meses desde que tuvo el accidente y asegura que está poniendo lo sucedido en mano de sus abogados para investigar los hechos a fondo.