Negzzia, una modelo de origen iraní, se vio obligada a abandonar a su familia y huir de su país ante la amenaza de ser condenada por posar desnuda. Llegó a París hace un tiempo y el mes pasado, Francia le concedió el estatus de refugiada política.

Sin embargo, los trámites para obtener el asilo avanzaban con demasiada lentitud. Después de meses pasando de casa en casa, se vio obligada a vivir en la calle. Ella misma ha contado la historia en sus redes sociales.