Publicidad

EN ALICANTE

La picadura de una medusa deja a un niño graves lesiones en la piel

Un niño de once años de Crevillente, Alicante, tuvo que ser hospitalizado tras haberle picado una medusa , una carabela portuguesa, en una playa de Elche. Ahora nos enseña como le ha quedado el brazo. Parece como si tuviera una quemadura enorme. Se le pegaron los tentáculos a la piel y los socorristas tuvieron que quitárselos con mucho cuidado.Su padre nos ha explicado que el dolor era tan intenso que dejó, incluso, de sentir las piernas.

Publicidad