Publicidad

UNA RÉPLICA GENÉTICAMENTE IDÉNTICA

Una familia argentina clona a su perro fallecido

Una familia argentina ha pagado entre 60 mil y 100 mil dólares para sustituir a su perro, ya fallecido, a través de un proceso de clonación. El animal, llamado Antony, murió después de diecisiete años conviviendo con la familia y a causa de la vejez. Ahora han conseguido una réplica al que han llamado igual.

Publicidad