Publicidad

Centro de menores Mallorca

Una chica que estuvo en un centro de menores de Mallorca reconoce violaciones y prostitución: "aquí pasé los peores 8 meses de mi vida"

Han pasado 25 años y ahora una mujer, que pasó ocho meses en un centro de menores en Mallorca, denuncia que un educador la violó. Testimonios como el suyo hacen pensar que el escándalo de los niños maltratados y prostituidos en centros tutelados de Baleares viene de lejos.

Joana Moliner se acerca al centro de menores "Sagrada Familia", donde estuvo ingresada hace 25 años durante 8 meses. Recuerda que llegó allí porque se había escapado de su casa. Al ver el centro, Joana reconoce que "fue peor el remedio que la enfermedad". Denuncia que un educador del centro de menores la violó a ella y también a su compañera de habitación. "Aquí pasé los peores 8 meses de mi vida" recuerda que tras los abusos lo primero que hacía en cuánto le daban una salida "era irme y no volver".

Dinero a cambio de sexo

En una de sus fugas fue violada por un adulto que le dio dinero a cambio de sexo, abusos que le animó ya de adulta a trabajar de prostituta en esos centros y comprobó que nada había cambiado, las niñas seguían aprovechando las salidas para prostituirse. "Hace años que esto pasa" asegura Joana que reconoce que "esto se ha destapado por una violación en grupo el día de Nochebuena a una niña de 13 años".

Prostitución de menores en la Estación de Palma

Joana recorre la Estación Intermodal de Palma y afirma que "estos baños es uno de los puntos más calientes donde se ejerce la prostitución de menores". "Las chicas" de los centros de menores "vuelven con ropa cara y iphones".

También un vigilante jurado denuncia que existe prostitución de menores en la estación

Algo que corrobora Sebastián Oliver, vigilante de seguridad, que añade que en esa estación se reúnen casi "todas las casas de acogida que hay en Palma, esto es un punto de encuentro". Lleva 4 años como vigilante y ha denunciado la situación "también hay chicos de casas normales, que no están desestructuradas, pero es una forma fácil de ganar dinero".

Joana añade que "cada año que pasa, esto se parece más a Tailandia" y es justo lo que no quieren, que su isla se convierta en un destino para el turismo sexual.

Publicidad