Los bañistas de la playa del Varador de Mataró se han visto sorprendidos este domingo por la presencia de los restos de un ballena en avanzado estado de descomposición.

El 112 recibió un aviso antes de las cuatro de la tarde y poco después se procedió al cierre de la playa con el izado de la bandera roja. Las autoridades han prohibido el baño por la presencia de trozos del animal en el agua.

Se han movilizado agentes de la Policía local, Protección Civil de Mataró y Agentes Rurales, que se han comunicado con Salvamento Marítimo para gestionar el caso.

Hace cuatro años sucedió algo similar al encontrarse un macho de cinco metros de una especie rara que no se había observado en las costas catalanas desde hacía diez años.