Denia sufre las consecuencias de un fuerte temporal que deja graves destrozos. Tanto es así, que las cámaras de un restaurante han captado cómo un tornado ha arrasado el establecimiento.

Asimismo, el alto nivel del agua y el fuerte oleaje han provocado que no quede rastro de la arena de la playa y el agua llegue prácticamente a las viviendas. A causa de ello, hosteleros se han visto obligados a cerrar sus establecimientos.

Policía, bomberos y Protección Civil continúan prevenidos y preparados para actuar en caso de emergencia.