130.005167

Publicidad

Coronavirus

Un restaurante de Malgrat de Mar se niega a cerrar pese a la orden de la Generalitat: "¡Estoy hasta las narices! Es el pan de mis hijos"

El cierre de la hostelería en Cataluña está dejando en riesgo de quiebra a muchos bares y restaurantes. La Patronal de Hostelería calcula las pérdidas por este cierra de 15 días en 900 millones de euros.

La Generalitat de Cataluña ha decretado el cierre de la hostelería durante dos semanas para tratar de controlar la epidemia del coronavirus, una medida que ha dejado a muchos bares y restaurantes en una situación muy complicada.

La situación es tan dramática que, incluso algunos bares, como el de Manuel Fernánde Castro, en Malgrat de Mar, se niegan a cerrar pese a lo dictaminado por la Generalitat.

"¡Estoy hasta las narices! No tengo ningún recurso, este es mi único pan, el pan de mi casa y el pan de mis hijos. Lo único que tengo es esto", denuncia Manuel.

"Tengo siete trabajadores y los tenemos que mandar al ERTE. Esta decisión nos va a llevar a la ruina", asegura Carmen Soto, propietaria de un restaurante en Cataluña.

Los restaurantes y bares deben cerrar, pero puede repartir comida a domicilio, algo que muchos creen no será suficiente para sobrevivir.

"Para nada, ya veremos lo que va a pasar. Es un gran chasco para nosotros. No confiamos en que solo sean dos semanas", reconoce Sara Bosch, del restaurante Alive.

Calculan gastos de 900 millones de euros

Los hosteleros restaron mesas de sus negocios para cumplir con la distancia social, algo que lex costó grandes pérdidas. Ahora, aseguran que el cierre de la hostelería en Cataluña lo pone todo mucho más difícil.

"El año está perdido. Estos 15 días va a suponer en pérdidas entre 30.000 0 40.000 euros", indica María Plaza, del restaurante Can Fusté.

La patronal de hostelería calcula pérdidas de cerca de 900 millones de euros por este cierre durante 15 días.

Publicidad