El pequeño Javier, de 4 años, pasó varios meses en el hospital mirando al cielo. Buscaba el helicóptero que iba a traer su nuevo corazón. Ahora, ya recuperado, el Servicio Aéreo de la Guardia Civil le ha hecho un regalo muy especial: un vuelo para él y su familia.

La familia de Javier asegura que ha sido el segundo día más feliz de sus vidas, después del alta del menor.