Publicidad

EN VALENCIA

Un individuo, muy bien vestido, se hace pasar por empleado de un banco y roba a una clienta

Según cuentan los testigos, el atracador iba muy bien vestido y se hizo pasar por un empleado. Aprovechando el ajetreo de la sucursal, se sentó en una de las mesas y una mujer le dio los 850 euros que pretendía ingresar. Entonces se marchó tranquilamente con el dinero. Tras descubrir el engaño, los empleados "reales" de la entidad avisaron a la Policía. Al parecer, el ladrón ha usado este mismo método en otras dos ocasiones.

Publicidad