Ricardo es ingeniero y lleva diez años construyendo él solo un bloque de pisos en Linares, Jaén. La construcción de dicho bloque de pisos se paralizó en 2008 por la crisis pero, como el bloque era suyo, decidió seguir adelante con la construcción.

Desde entonces cada ruido que se oye en este edificio en construcción lo hace él, ejerce de fontanero, electricista y hasta de carpintero.

Para poder continuar tuvo que comprarse una grúa y varios artilugios de construcción. Tuvo que aprender él solo el oficio pero ahora muestra orgulloso los más de 140.000 ladrillos que ha colocado en la fachada.