22.997167

Publicidad

Almería

El momento en el que un 'gorrilla' rompe los retrovisores de un vehículo porque la propietaria no quería darle propina

Los hechos han ocurrido en la localidad de Aguadulce, en Roquetas de Mar, después de que la propietaria del coche se negase a darle una propina al hombre.

Se conoce como 'gorrillas' a aquellas personas que nos ayudan a encontrar aparcamiento en algunas zonas complicadas de forma rápida con la intención de que, a cambio, reciban una propina por parte de los conductores.

Sin embargo, a pesar de que se hace voluntariamente, un 'gorrilla' que ayudó a una mujer a encontrar aparcamiento en Aguadulce, una localidad perteneciente a Roquetas de Mar, en Almería, no se tomó bien que la mujer se negase a darle una propina a cambio, por lo que decidió comenzar a golpear el vehículo y a romper los retrovisores.

La mujer, al ver la escena del hombre destrozando su coche a patadas, decidió comenzar a grabarlo ante gritos de otros testigos que le pedían que parase, algo que tampoco le sentó muy bien al 'gorrilla', que optó por quitarle el teléfono.

En el vídeo se aprecia cómo una mujer le pregunta a la propietaria del vehículo "¿Has llamado a la Guardia Civil?", a lo que esta le responde "claro que la he llamado y vienen ya de camino". Sin embargo, aunque los agentes no llegaron en el momento de los hechos, fue finalmente la Policía Local quien, el miércoles, logró detener al 'gorrilla', que posteriormente quedó en libertad.

Pero no es la primera vez que se da un problema así con un aparca-coches ilegal, sino que, en las zonas turísticas especialmente, es un problema que se acrecienta cada verano, realizando esta actividad que no se encuentra regulada ante la ley.

En Murcia, por ejemplo, los vecinos han denunciado la existencia de los gorrillas alegando que en ocasiones pueden volverse agresivos si no reciben una propina.

En Sevilla, el ayuntamiento estableció en 2008 una ordenanza antivandálica, por la cual los 'gorrillas' serían sancionados por una práctica ilegal que ya acumulaba diversas quejas vecinales. La normativa municipal, que se anunciaba con "medidas para el fomento y garantía de la convivencia ciudadana en los espacios públicos", fue aprobada por el Ayuntamiento de Sevilla en un Pleno celebrado el mes de junio de ese año.

Publicidad