La chica, de quince años, se quedó sola en la parada y llorando en el parque París de las Rozas. Pretendía coger el autobús y pagar con 20 euros, no llevaba dinero suelto.

El conductor se negó a dejarle subir porque no tenía cambio. La joven tuvo que volver sola a casa y hacer un trayecto de más de media hora andando. Marina, amiga de la familia, "acompañó telefónicamente" a la chica hasta que llegó a su casa y publicó su indignación en Twitter.

 

"A las doce y media de la noche, el conductor del último autobús 629 de @AutoPeriferia, que une Madrid con Las Rozas, no ha dejado subir a una niña de quince años porque no tenía cambio de 20 euros. La ha dejado SOLA y llorando en la calle (en el parque París)", es el tweet que publicó.

Desde la empresa de transportes responden que el conductor cumplió con la normativa.

 

Muchos usuarios están cuestionando en redes sociales la moralidad del conductor.