La policía tuvo que intervenir

Un párroco denuncia amenazas y agresiones de una banda de menores en Valladolid

El párroco ha asegurado que ha sido víctima de este intento de agresión porque "les molesta la parroquia" ya que antes de que él llegara "la droga tenía dominada esa zona".

Publicidad

Varios menores han intentado asaltar la Iglesia de San Ignacio de Loyola del barrio de Los Pajarillos, en Valladolid, para agredir al párroco. Harto de aguantar, el sacerdote ha retenido a uno de los niños que llevaba varios días insultándole y tirándole objetos, y se ha escondido dentro hasta que llegase la policía.

"La droga tenía dominada esa zona. Cuando he llegado yo les molesto, porque la parroquia ha empezado a hacer actividades", cuenta el párroco en una entrevista a Antena 3 Noticias. "Es una lucha de poder, a ver quién puede más y quién echa a quién del barrio", señala. Al parecer, esta iglesia era territorio de los clanes de la droga.

Jaime, el sacerdote, asegura que le insultan, le amenazan y le dicen que van a quemar el templo a diario. Incluso han llegado a pegarle: el otro día uno me dijo: "'Vosotros habéis matado a Jesucristo', y me sacudió", explica. Los feligreses están asustados, piden que se tomen medidas y que dejen su Iglesia en paz.

Varios menores han intentado asaltar la Iglesia de San Ignacio de Loyola del barrio de Los Pajarillos, en Valladolid, para agredir al párroco. Harto de aguantar, el sacerdote ha retenido a uno de los niños que llevaba varios días insultándole y tirándole objetos, y se ha escondido dentro hasta que llegase la policía.

"La droga tenía dominada esa zona. Cuando he llegado yo les molesto, porque la parroquia ha empezado a hacer actividades", cuenta el párroco en una entrevista a Antena 3 Noticias. "Es una lucha de poder, a ver quién puede más y quién echa a quién del barrio", señala. Al parecer, esta iglesia era territorio de los clanes de la droga.

Jaime, el sacerdote, asegura que le insultan, le amenazan y le dicen que van a quemar el templo a diario. Incluso han llegado a pegarle: el otro día uno me dijo: "'Vosotros habéis matado a Jesucristo', y me sacudió", explica. Los feligreses están asustados, piden que se tomen medidas y que dejen su Iglesia en paz.

Publicidad