Con un giroscopio de última tecnología se han medido con gran precisión todos los datos del pozo. Coordenadas exactas con las que están ya trabajando los equipos de rescate. "Nuestra herramienta se usa par a enviar datos, geoespaciales tridimensionales" dice Orlando Ramírez, propietario de la empresa SPT.

Es este giroscopio el que ha situado exactamente el punto donde se encuentra la tierra, a 71 metros de profundidad donde está el tapón. El lugar donde aparecieron restos de ADN del pequeño durante la extracción de tierra. "Los restos biológicos no están muy lejos de la fuente origen que es el niño" asegura Tomás García, ingeniero de minas.

Uno de los interrogantes es saber cómo se formó el tapón que cubre a Julen, y parece compacto " porque la imagen tiene un efecto de escala" asegura García.

El propietario de la finca , tío del niño y el pocero encargado de hacer el sondeo han declarado ante la guardia civil que también han hablado con los testigos para reconstruir qué ocurrió ese día en las horas previas y posteriores a la desaparición de Julen.