Propinas

UGT y CCOO impugnan la decisión de suprimir las propinas de una empresa de cafeterías de Asturias

El Tribunal Supremo ya declaró nula la decisión de la empresa Serunión, que cuenta con cinco locales y 110 empleados y que prohibió a sus trabajadores aceptar propinas

Un camarero trabajando mientras usa mascarilla facial contra el coronavirus

Publicidad

UGT y CCOO han impugnado este miércoles la decisión de la empresa asturiana de cafeterías Serunión S.A. de prohibir las propinas a su clientes. El Tribunal Superior de justicia ya anuló la semana pasada la decisión de esta compañía al estimar un recurso de la propia CCOO.

Serunión S.A., que cuenta con cinco cafeterías en Asturias y unos 110 trabajadores, decidió en 2018 -tras examinar los resultados de una auditoria interna- anular los 'botes' de propina, algo que ratificó el TSJ de Asturias. Desde entonces, en los locales de esa empresa se colgaron carteles en los que se leía "no se admiten propinas" y "nuestra mejor recompensa es que usted venga a visitarnos".

Modificación de las condiciones de trabajo

Pero los sindicatos recurrieron la sentencian y el Alto Tribunal les dio la razón al considerar que la prohibición constituía una "modificación sustancial" de las condiciones de trabajo que debe seguir los trámites del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores.

De esta forma, el TS falló que las propinas forman parte de las condiciones de trabajo de los empleados de la hostelería y no se pueden prohibir sin una causa justificada y sin someterse a un periodo de consultas con los sindicatos.

El 'bote', una percepción económica "relevante"

UGT y CCOO se han unido hoy a esa postura, asegurando que determinados sectores hosteleros "la propina es realmente relevante en lo que a percepciones económicas se refiere".

Esta polémica llega justo cuando el pago de propinas ha caído a lo largo del último año y medio a causa, sobre todo, del coronavirus.

Con la pandemia, el dinero en efectivo ha pasado a un segundo plano y ha cobrado gran importancia y protagonismo el pago con tarjeta o teléfono móvil, algo que, en cualquier caso, ya empezaba a ser tendencia mucho antes de la crisis sanitaria.

Publicidad