Hacer la compra

Los trucos para pagar menor al hacer la compra y vencer la inflación

En España, la inflación continúa creciendo, por lo que se está reflejando en la cesta de la compra, que cada vez tiene un valor económico superior.

La subida de la luz encarece el precio de la cesta de la compra

Antena 3 Noticias La subida de la luz encarece el precio de la cesta de la compra

Publicidad

La inflación es algo que no para de crecer en España, por lo que es algo que se ha trasladado a la cesta de la compra. Algunos hogares tienen que hacer frente a los altos costes de las facturas, por lo que el margen para gastar en los supermercados es menor. Por ello, es necesario sacar partido de cada euro.

Algunos de los trucos que se pueden aplicar es comparar los precios entre supermercados o hacer una lista de la compra cerrada. También, conviene evitar la compra online o reducir el desperdicio. Esto son algunas de las tácticas que pueden ayudar a los ciudadanos a ahorrar cierta cantidad de dinero a la hora de ir a los supermercados.

La clave sería poder adquirir la misma cantidad de producto con menos dinero, es decir, que no sea necesario realizar renuncias. Según Gelt, empresa de cashback, esta Navidad está previsto que los ciudadanos gasten un 51% menos respecto al año pasado. Este menor gasto “se ha ido acelerando a partir de verano, con la subida del coste de la energía. Se recorta porque se incrementan otros como el de la electricidad” explica José Luis Varela, director global de Gelt.

Se podría decir que las tres grandes maneras de reducir el precio de la cesta de la compra son:

  • Aprovechar más la compra
  • Almacenar más y usarlo todo antes de tener que tirarlo
  • Optar por productos menos prémium

"Con la subida de precios y una mayor presión fiscal la renta disponible va a ser menor", ha indicado Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de la UOC y experta en educación financiera. Este hecho supone un problema puesto que hay que sumarle otros factores como la falta de conocimiento o la planificación financiera. Por eso, se llega a caer en un “exceso de consumo”, con cosas innecesarios o por impulso al verlas en las estanterías.

Publicidad