Vacaciones

Trucos para hacer la maleta perfecta estas vacaciones

Ya sea para ir o volver de vacaciones, miles de personas se enfrentan estos días a un problema en vacaciones: cómo hacer la maleta perfecta. A continuación te contamos los consejos para lograrlo.

En resumen

Publicidad

Termina agosto y empieza septiembre, pero todavía hay muchas personas que han decidido disfrutar de las vacaciones en los próximos días. Y ya sea para despedirse de la rutina como para retomarla, hay un objeto imprescindible que no puede faltar en cualquier viaje: la maleta.

Son muchos los que se encuentran con un mismo problema, que el equipaje no cierra. Ya sea por exceso de objetos, los "por si acaso" que abarrotan la maleta o por la falta de previsión, lo cierto es que prepararla puede ocasionar más de un quebradero de cabeza, especialmente si no logramos que cierre. Hay quien coge todo, independientemente de que sea "invierno o verano", y luego quien recurre a métodos como "meter rodilla y apretar" para que suba la cremallera, según relatan algunos viajeros a Antena 3 Noticias.

A continuación te contamos los trucos para tener una maleta ordenada estas vacaciones:

Consejos para conseguir la maleta perfecta

Una lista de imprescindibles

Lo primero parece simple pero puede resultar extremadamente útil: hacer una lista con lo que nos vamos a llevar. Es importante planificar los conjuntos de ropa y los expertos aconsejan enrollarla mejor que doblarla antes de meterla en la maleta.

Además, para conseguir una resultado "profesional" es recomendable hacer esta lista con calma, premeditadamente. Las prisas no suelen ser buenas y lo que podría haber sido el "quid de la cuestión", puede convertirse en un verdadero fracaso. Hace con tiempo los apuntes, puede ayudarte en aspectos como las compras de "última hora" para no volverte loco el último día.

Los objetos que más abulten, al fondo

Pero más allá de la ropa, muchos se encuentran con otro obstáculo: el calzado.

Así lo explica la organizadora profesional Mar Ferrer. "Nos queremos llevar demasiados zapatos y ocupan muchísimo espacio. Yo recomiendo llevar tres pares", dice. Además, es aconsejable colocarlos en el fondo de la maleta y aprovechar los recodos con calcetines. "Los gorritos de ducha que solemos coger de los hoteles son útiles para guardar los zapatos en la maleta", señala Mar Ferrer.

En general, es mejor poner siempre en el fondo de la bolsa o maleta de viaje las prendas que tengan más peso. Esto es, además de los zapatos, el neceser y los pantalones.

Como si de un puzzle se tratase

Mirar la maleta con ojos de "puzzle" es fundamental para conseguir aprovechar al máximo cada espacio. No todos los equipajes son iguales: el uso que le vamos a dar es la principal pregunta a la que debemos responder para escoger la maleta ideal. Dependiendo de cual sea, deberemos decantarnos por un tipo de bolsa u otra.

Por ejemplo, si lo que nos espera son unas vacaciones de sol y playa, lo más probable es que nos decantemos por una maleta de mano o, para quienes estén más días, una de mayor tamaño. Pero si se trata de unas vacaciones en las que vamos a estar todo el día moviéndonos, los expertos recomiendan utilizar una mochila de unas proporciones asequibles para poder cargarla cómodamente.

En este último caso, las prendas que más pesen deben ir en el centro de la mochila y se deben distribuir bien todo lo demás para que no queden huecos libres. Esto permitirá que la mochila adquiera una forma más cómoda para tu espalda. Además, dejar las cosas que se vayan a utilizar más como el pijama o el neceser en la parte alta de la mochila puede ser clave para no desarmar el puzzle cada vez que vayamos a hacer uso de ello.

Crear compartimentos

También hay quienes utilizan organizadores de maletas de tal forma que lo único que tienen que hacer es colgar los objetos a la llegada al hotel o apartamento de vacaciones. Un truco casero, y sin necesidad de ir a comprar unos utensilios como estos, es utilizar bolsas de tela o plástico que sirvan como compartimentos.

Dividir cada prenda con su "pareja". De esta manera, si en un momento necesitas una camiseta o un bañador, podrás escoger el compartimento que habías creado previamente sabiendo que ahí está lo que buscas. Puedes hacer lo mismo por conjuntos de ropa diarios o por tipo de ropa: de fiesta, de playa, de calle...

Lo que más ocupe con nosotros

Con todo, cada uno tiene sus propios trucos, como llevar lo que más abulta puesto en el avión o durante el viaje. Es un truco que no falla. Hay zapatos, como las botas o las zapatillas de plataforma, que ocupan un espacio innecesario si puedes utilizarlas el mismo día que vas a viajar.

Además, si tus vacaciones están previstas en un lugar dónde las temperaturas exijan llevar un abrigo de invierno, es recomendable que ese mismo sea el que lleves puesto en el trayecto.

Pensar en la vuelta

Si eres de los que no duda en traer algún que otro recuerdo de las vacaciones de verano o de los que no olvidan el "detallito" para sus seres queridos, es importante no olvidar dejar un espacio para que puedan volver sanos y salvos con nosotros.

Además, llevar un par de bolsas de plástico vacías para la ropa sucia o las posibles prendas mojadas que no hayan dado tiempo a secar antes del regreso, también es importante a la hora de cerrar la maleta.

Los objetos de valor siempre a mano

Por último, no debemos olvidar que en cualquier viaje en avión está permitido llevar con nosotros una bolsa de mano. Ese será tu salvoconducto para tener siempre cerca aquellos objetos de valor que, a toda costa, no pueden perderse: el teléfono móvil, ordenador, tablet, cartera, pasaporte, billetes del vuelo... Así como cualquier joya o prenda de aprecio con la que vayamos a cargar en las vacaciones.

Además, es aconsejable que los cargadores de los mismos, también vayan en este equipaje de mano. Será más fácil encontrarlos en caso de quedarnos sin batería. Esto mismo se puede aplicar a los viajes en coche o tren, ya que siempre es más cómodo- y seguro- tener vigilado este tipo de aparatos.

Publicidad