79.999833

Publicidad

Villena

Tres menores okupas propinan una brutal paliza a una mujer en Villena a la que dejan inconsciente con varias fracturas en el cráneo

La mujer, de 42 años, fue brutalmente golpeada cuando intentó defender a su hijo que había recriminado a tres menores que estuvieran okupando una casa en Villena, Alicante. Los tres jóvenes okupas fueron arrestados, dos han ingresado en un centro de menores.

La mujer, de 42 años, ha permanecido 5 días en el hospital recuperándose de la brutal paliza que le propinaron tres menores okupas de 14, 16 y 17 en una calle del centro de Villena (Alicante), a escasos metros del castillo de la Atalaya.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles cuando María Desiré Cerreto trató de impedir que la emprendieran a golpes con su hijo. Había recriminado un día antes a los menores su intención de okupar una casa al darse cuenta de que estaban forzando la puerta. Al día siguiente fueron a buscarlo con palos y piedras y cuando la madre trató de mediar empezaron a empujarla, cayó de espalda y se golpeó fuertemente en la nuca contra el suelo.

Patadas, golpes, palos

Quedó inconsciente pero, al parecer, los jóvenes siguieron propinándola patadas, y golpes con palos y piedras. Los menores iban acompañados por otros miembros de la familia- adultos- que no hicieron nada por evitar la agresión.

Una vecina, testigo de la paliza, llamó a la Policía Local y la Guardia Civil. La mujer fue trasladada a un centro hospitalario en Villena con varias fracturas en el cráneo.

Parte de lesiones

Según el parte médico, además tiene el pómulo y siete huesos del tímpano rotos, le han tenido que operar también del ojo izquierdo y tendrá importantes secuelas durante largo tiempo.

Los menores okupas fueron arrestados el día siguiente a la brutal paliza. Dos de los tres acusados han ingresado en un centro de menores, el otro ha quedado en libertad con medidas cautelares.

La mujer tiene intención de denunciar también a los familiares que los acompañaban por omisión de deber de socorro, por presenciar la paliza y no auxiliarla.

Ninguno de los tres detenidos en Villena quiso declarar durante el juicio y solo a uno le constan antecedentes por un episodio de agresiones y amenazas en un instituto. Además, algunos de los progenitores que presenciaron la violenta escena también han sido arrestados en varias ocasiones por la comisión de hurtos y robos.

Publicidad