71.029841

Publicidad

Tráfico de drogas

Tres horas tarda la Guardia Civil en sacar diez kilos de cocaína escondida en el motor de un coche

Los narcotraficantes tratan cada vez de poner más difícil la localización de la droga pero los agentes no se rinden. Tres horas ha tardado la Guardia Civil en sacar del interior del motor de un coche diez kilos de cocaína escondida con una radial. Iban a entrar en España a través del aeropuerto de Alicante.

En resumen
  • En la operación se incautaron de diez kilos de cocaína que iban en el interior de un coche.
  • Los agentes tardaron tres horas en sacar toda la droga
  • Ya hay tres personas detenidas. Una de ellas en prisión preventiva

Nuevo golpe contra el tráfico de drogas en España. La Guardia Civil en colaboración con la Policía Nacional de Alicante se ha conseguido incautar de diez kilos de cocaína, que iban escondidos en el interior del motor de un coche. La droga iba a entrar en España desde Perú a través aeropuerto internacional de Alicante-Elche.

La operación que los agentes llevaron a cabo para sacar la cocaína del interior del motor duró tres horas. Lo hicieron utilizando una sierra radial para cortar todas las partes del motor sacando así, todo el cargamento.

Tras sacar la droga se llevó a cabo una operación que terminó con tres detenidos: dos españoles y un venezolano. Todos ellos identificados como presuntos autores de un delito contra la salud pública, por tráfico de drogas, y de otro delito de contrabando.

Uno de los tres detenidos ha pasado a disposición judicial , y ya se ha ordenado su ingreso inmediato en prisión. Los otros dos fueron puestos en libertad tras declarar en dependencias policiales.

Así empezó la operación

Todo empezó cuando la dirección del Administrador de Aduanas del aeropuerto alicantino detectó un envío sospechoso que llegaba de Perú, y que tenía indicios de contener alguna droga en su interior.

Ante las sospechas se hizo una revisión documental que acabó con el reconocimiento de la mercancía. Este análisis determinó que se trataba de un bloque motor de coche, de cerca de 150 kilos de peso, pero con ciertas partes que parecían ser de origen orgánico.

Por eso, se realizó una inspección minuciosa del coche. Fue entonces cuando salieron en su parte externa, pequeñas marcas y detalles compatibles con una manipulación, de los que se extrajo una sustancia, parecida al jabón de manos, que era parte del cargamento de cocaína.

Publicidad