14.997167

Publicidad

Barcelona

Tres detenidos en una operación en la que la Guardia Civil se ha incautado de cocodrilos, pitones y otros reptiles en Barcelona

Operación de la Guardia Civil en una finca de Sant Vicenç de Montalt, en Barcelona. Los agentes se han incautado de tres cocodrilos, dos serpientes pitón, un camaleón y 21 tortugas.

La 'Operación Euler' ha permitido al Seprona incautarse de tres cocodrilos, dos serpientes pitón, un camaleón y 21 tortugas. Los animales estaban en una finca de Sant Vicenç de Montalt, en Barcelona.

Tres detenidos por traficar con especies protegidas

La Guardia Civil ha detenido a tres personas de nacionalidad española, acusadas de tráfico de especies protegidas. Se les imputa la comisión de los delitos de pertenencia a organización criminal, delito contra la fauna, de contrabando y de falsedad documental.

Requisados 28 reptiles

Gracias a la 'Operación Euler' los agentes han podido requisar 28 animales catalogados como protegidos en Barcelona. Además estos ejemplares están considerados especies invasoras por el convenio CITES. El Seprona recuerda que "la inclusión de estos reptiles en el medio natural, algunos clasificados como especies invasoras, pondría en grave peligro la supervivencia de otras variedades autóctonas".

  • 19 tortugas (Trochemys Scripta)
  • 2 tortugas (Centrochelys Sulcata)
  • 2 serpientes (Aspidites Ramsavi)
  • Un camaleón (Chamaleo Callyptratus)
  • 3 cocodrilos (Crocodylus Siamensis)

Los animales rescatados ya están en un centro especializado para garantizar que se recuperen de forma correcta.

Tráfico de animales desde las Seychelles

La fórmula para traer a los animales pasaba por la importación ilegal a España de animales exóticos protegidos para venderlos a particulares. Los agentes llevaban investigando desde el año 2019. En esa fecha fue interceptado en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) a un ciudadano español que llevaba en su equipaje 76 crías vivas de tortugas de la especie Gigante de Aldabra. El presunto traficante había llegado a Barcelona en un vuelo procedente de las Islas Seychelles.

Publicidad