MULTAS DE 50 EUROS

Molestar a un vecino que esté 'tomando el fresco' en Cullera supone 50€ de multa

Charlar "a la fresca" en una silla, en la calle, sigue siendo una costumbre en muchos pueblos de España. Pero ahora, además, es un derecho. Lo es en Cullera, en Valencia. Su ayuntamiento ha decidido "proteger" a quienes lo hagan. Los peatones "se quejan", porque ocupan las aceras.

Publicidad

Tomar el fresco a la puerta de casa tiene prioridad en Cullera, Valencia. El ayuntamiento ha dictado una ordenanza para que los peatones "bajen" de la acera a la calzada cuando se topen con grupos de vecinos que les impidan pasar, con sus sillas y hamacas desplegadas.

La normativa es clara: Tendrán preferencia los vecinos que estén sentados, siempre y cuando el peatón no corra riesgo alguno al tener que invadir la calzada. La policía podrá multar con cincuenta euros al peatón que moleste a los vecinos que estén sentados tomando el fresco en las puertas de sus casas.

Publicidad