Publicidad

La borrasca Gabriel, formada por un proceso de ciclogénesis explosiva, ha alcanzado España, con vientos huracanados, de más de 120 kilómetros por hora, y fuerte oleaje, con picos de hasta 8 metros de altura, y se desplaza ya hacia el interior de Europa.

Según los datos recogidos por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la racha máxima de viento se ha alcanzado en la estación meteorológica de Estaca de Bares (A Coruña), con 146 kilómetros por hora, seguida de Cabo Busto (Asturias), de 121 kilómetros por hora, y de La Pobla de Benifassà-Fredes (Castellón), de 118 kilómetros.

Rubén del Campo, portavoz de la Aemet, ha explicado que los 146 kilómetros por hora alcanzados en Estaca de Bares es un dato "serio" que no hay que menospreciar, pues a partir de 120 kilómetros por hora "ya se considera una racha huracanada".

Ante esta situación y la previsión de fuerte oleaje, Protección Civil y Emergencias ha pedido a la población "no poner en riesgo la vida" ante la posibilidad de captar imágenes y fotografías espectaculares y no pasear cerca de zonas del litoral y expuestas al viento o de edificaciones y estructuras arquitectónicas susceptibles de tener desprendimiento de algunos elementos.