Coronavirus

Los test rápidos de las farmacias permitirán a los jóvenes gallegos entrar en los locales de hostelería

Esta nueva medida está pensada para aquellos jóvenes entre 13 y 35 años que no tienen suministrada la pauta completa de vacunación o no han superado la enfermedad.

Publicidad

Aunque con matices, los test rápidos para detectar el coronavirus que se venden por unos 8 euros en las farmacias servirán a partir de mañana en Galicia npara conseguir un certificado que permita a los jóvenes de entre 13 y 35 años acceder a los locales de hostelería que requieran un test negativo.

Primero se comenzaron a dispensar con receta médica, luego sin ella, y ahora servirán como certificado de acceso a los locales de hostelería que soliciten un test negativo para entrar en su interior por las restricciones derivadas de los niveles altos y máximos. Esta nueva medida está pensada para aquellos jóvenes entre 13 y 35 años que no tienen suministrada la pauta completa de vacunación o no han superado la enfermedad. Así, por un precio asequible, pueden contar con un certificado que les permita salir a cenar o a tomarse una copa con un grupo de vacunados/as sin ser excluido/a del plan. También servirá este certificado para algunos viajes, como por ejemplo, a Portugal, cuyos hoteles piden también test negativo para sus reservas.

Un máximo de 4 pruebas de detección

Cada persona usuaria incluida en la población diana (13-35 años) contará con un máximo de 4 pruebas de detección de COVID-19. Para solicitarlas tan solo tendrán que acercarse a una de las farmacias asociadas, comprar un test rápido y firmar un consentimiento informado para el tratamiento de los datos, ya que el farmacéutico o farmacéutica tendrá que acceder a sus datos personales a través de la plataforma del SERGAS. Para ello será necesario presentar la tarjeta sanitaria y el DNI o documento similar. En el caso de la prueba fuese solicitada para un menor, serán sus progenitores los que firmen dicho documento. Una copia será para el farmacéutico/a y otra para el usuario/a.

Acto seguido, el/la usuario/a procederá a hacerse la prueba de autodiagnóstico a sí mismo/a, bajo las indicaciones y supervisión de un/a colegiado/a y en un espacio habilitado para ello y al finalizar procederá a la eliminación de residuos, introduciendo los componentes del kit en su propia caja para luego tirarlos a un contenedor habilitado. Tendrá que esperar los 15 minutos de rigor para que el profesional farmacéutico le comunique el resultado y proceda a la emisión del certificado negativo correspondiente. En caso de ser un resultado positivo, se pondrían en marcha los protocolos y medidas previstas para el tratamiento de casos positivos de Covid-19 del SERGAS, indicando por supuesto al usuario que se aísle inmediatamente. Por último el profesional sanitario desinfectará la zona en la que se hizo la prueba antes de dar paso al siguiente.

Cita previa

Es probable que las oficinas de farmacia adheridas puedan establecer un horario de servicio y gestionarlo mediante cita previa. Ellos llevarán un registro de los resultados y trasladarán la información a la autoridad sanitaria, indicando nombre y apellidos, DNI, fecha de realización de la prueba, marca o código nacional, lote y caducidad para la trazabilidad, además del teléfono de contacto y la dirección de correo electrónico, si se dispone.

Este acuerdo entre los Colegios de Farmacéuticos Gallegos y la Xunta empezará a aplicarse previsiblemente mañana, jueves 29 de julio de 2021. Aunque no todas las farmacias contarán con este servicio, sólo lo tendrán aquellas que voluntariamente se adhieran a la realización de dichas pruebas y que cuenten con un espacio independiente y habilitado para ello.

Publicidad

Entrega de los premios Ponle freno

El Senado acoge la entrega de los Premios Ponle Freno, una edición marcada por un nombre: Dámaso Guillén

Un año más el Senado ha acogido la entrega de los Premios Ponle Freno, la mayor plataforma social por la seguridad vial de Atresmedia junto a su socio estratégico, la Fundación AXA. Unos prestigiosos galardones que llevan ya más de 15 años de historia reconociendo la labor de personas y entidades para reducir las víctimas de tráfico en nuestras carreteras.

Uno de los españoles criogenizados

Max Oliver, el hijo de uno de los cinco españoles criogenizados: "Cuando se reanime le haremos un resumen de estos años"

Se trata de conservar su cuerpo a menos 196 grados con la esperanza de que un día la ciencia les devuelva a la vida. Como aquí no es legal, sus cuerpos están repartidos por el mundo.