La moda de hacer torres de piedras en algunas playas de Tenerife está ocasionando graves daños en la costa. No solo alteran el paisaje, sino que también son una amenaza para la flora y la fauna del lugar.

Este sábado un grupo de voluntarios se ha propuesto devolver a su sitio todas las piedras y dejar la arena limpia, tal y como estaba. Dos playas de Tenerife tienen el récord de estas esculturas en toda Europa.

 

La Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, la entidad que organiza el desmonte de piedras en Playa Jardín este sábado en colaboración con el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz y el Cabildo insular.

Los túmulos se utilizaban en los pueblos antiguos para rematar sus enterramientos. Aunque las afecciones de estas torres de piedra al medio ambiente son múltiples. Desde la pérdida de hábitat para animales y plantas, porque debajo de cada roca hay un ecosistema de seres vivos a consecuencias geológicas.

El pasado 12 de julio, la fundación solicitaba voluntarios para retirar las cientos de piedras que los visitantes habían sacado de su hábitat.