Publicidad

La nieve atravesará la Península durante la madrugada y la mañana del viernes y las temperaturas casi primaverales acompañadas de lluvias se instalarán a partir del domingo después de las fuertes heladas que se esperan el sábado, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Según ha explicado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, a lo largo de la tarde del jueves y la madrugada del viernes, una vaguada de aire frío atravesará la Península del noroeste al sureste con "mucha rapidez", de modo que este viernes por la tarde habrá salido al Mediterráneo.

"Cuando nos levantemos este viernes, seguramente ya habrá dejado de nevar en Madrid, porque la borrasca pasará muy rápidamente, por lo que el intervalo de nieve será de unas cuatro horas en la próxima madrugada (entre la 1.00 horas y las 5.00 aproximadamente)", ha señalado.

Así, se esperan precipitaciones que serán, "en su mayoría", en forma de nieve en cotas "muy bajas", de 200 a 500 metros en el norte peninsular, de 500 a 700 metros en el centro y sur y de 800 a 1.000 en el sur. En este contexto, ha dicho que la "mayor parte" de las zonas del centro peninsular se encuentran dentro de la altura donde se esperan nieves, por lo que las precipitaciones de este tipo afectarán a la mayor parte del interior peninsular, donde se podrán acumular entre 3 y 5 centímetros de espesor.

Además, Rivera ha añadido que esto llevará aparejado un descenso de las temperaturas que será más acusado en las máximas y menos en las mínimas, porque habrá viento, pero después del paso de este frente, ya desde el viernes comenzará a salir el sol "a ratos", por lo que se notará bastante frío al amainar el viento, aunque con cielos despejados en casi todo el interior peninsular, salvo en el tercio norte.

El portavoz de la AEMET ha apuntado asimismo que el fenómeno "más importante será la caída de los termómetros entre el viernes y el sábado porque el viento se encalma", por lo que se registrarán "las mayores heladas de toda la semana", con valores de 9 a 11 grados bajo cero y serán muy normales termómetros con -4 o -5 grados centígrados en el interior. "La madrugada del sábado va a ser muy fría", ha apostillado.

La nieve y las bajas temperaturas previstas para mañana en todo el país activarán la alerta en 30 provincias ya que se producirán nevadas en cotas bajas del norte y centro peninsular y heladas moderadas en numerosos puntos del interior.

En concreto, Granada, Jaén, Teruel, Zaragoza, Huesca, Toledo, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Avila, Salamanca, Segovia, Madrid, Navarra y Extremadura estarán en nivel amarillo por nieve, que se elevará a nivel naranja (riesgo importante) en Cantabria, País Vasco, Guadalajara y Asturias.

Además, estarán en nivel amarillo por bajas temperaturas Huesca, Cantabria, Guadalajara, Castilla y León, Girona, Lleida, Madrid, Ourense, Navarra y Asturias.

En el extremo norte peninsular, los cielos estarán nubosos o muy nubosos, con chubascos débiles, moderados en el área cantábrica, sobre todo en su parte oriental, donde pueden ir acompañados de tormenta y granizo al principio de la jornada.