Energía

La tarifa regulada del gas, el nuevo salvavidas que permite aligerar los costes energéticos

Mientras Europa se sumerge en una grave crisis energética, entra en escena un nuevo truco para ahorrarnos un dineral: la tarifa regulada del gas. Contamos en qué consiste.

Gas España

Gas España Antena 3 Noticias

Publicidad

Mientras las familias siguen buscando una vía para poder pagar todos los costes energéticos, llegan nuevas soluciones que parecen estar destinadas a abarcar gran parte de los problemas que ahora mismo copan la economía social. Y, en lo que se refiere al gas, hay una nueva solución que podría ser mucho más eficiente de lo que nos imaginábamos hasta ahora, y que puede conducir a pagar menos, la cual es la tarifa regulada de gas.

Mientras la tarifa de libre mercado, que es a la que está asociada la mayoría de la sociedad, se encuentra la tarifa regulada, la cual solo cambia de precio en un plazo aproximado de tres meses. ¿Cuál es la diferencia principal? En la tarifa regulada, es el Gobierno quien marca el tope de los precios, mientras en la tarifa de libre mercado, lo hacen las empresas, incluyendo aquellas compensaciones que se pagan a gasistas por el tope que se pone al gas.

El precio se quintuplica en un año

En el caso de que consumamos menos de 50.000 kilovatios hora al año, la mejor solución puede ser contratar una tarifa de gas regulada, dado que, al verse reducido el consumo más que la media, y estando el tope no fijado por las propias eléctricas, podemos ahorrarnos una cantidad considerable de dinero. Y es que, en tan solo un año, los consumidores han llegado a pagar cinco veces más, pasando de pagar 41 euros a 207 euros el megavatio hora.

Si observamos las diferencias que hay entre una y otra tarifa, podemos llegar a ahorrarnos más de 1.000 euros al año en el caso de que consumamos más de 35.000 kilovatios hora. La tarifa regulada del gas, aunque es usada por muy pocos ciudadanos en España, empieza a ser vista como una alternativa por la mayoría de expertos en energía para poder lograr un ahorro que, no se oculta, es cada vez más difícil que las familias consigan.

Publicidad