Los socorristas cambiarán el boca a boca por un balón de oxígeno por el coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Los socorristas sustituyen el boca a boca por el balón resucitador por el coronavirus

La Federación de Salvamento y Socorrismo de Galicia, como las de otras comunidades, están revisando los protocolos de salvamento, sobre todo pensando en el auxilio en las playas este verano. Un cambio importante es que se va a cambiar el conocido boca a boca por la técnica del balón resucitador para minimizar el riesgo de contagio de coronavirus.

En resumen

  • Balón resucitador en lugar de practicar el boca a boca
  • Mantener una distancia de seguridad en los rescates
  • Utilizar elementos entre el socorrista y la víctima

Después de semanas de confinamiento, darse un baño en la playa es uno de los placeres que muchos estaban deseando. Algunas comunidades, como es el caso de Galicia, lleva días viendo sus arenales llenos de bañistas aprovechando el buen tiempo y, por supuesto, los cambios de fase correspondientes.

Con los primeros chapuzones ha llegado también algún que otro susto en el agua, y es que toda precaución es poca cuando se trata del mar y más en esta época del año, ya que hasta que empieza la temporada de verano todavía no hay socorristas en la playa. Desde la Federación de Salvamento y Socorrismo de Galicia se están preparando ya para la temporada alta, y lo están haciendo además teniendo en cuenta los nuevos protocolos que tendrán que seguir para poder cumplir las medidas de seguridad.

Procedimientos nuevos de salvamento

En primer lugar, no podrá realizar el boca a boca para llevar a cabo la reanimación. La técnica que se utilizará es la del ‘balón resucitador’. Se trata de una mascarilla que se pone a la víctima y que lleva un balón que echa aire al apretarlo.

Otra de las opciones es la de la botella de oxígeno, pero para utilizarla es necesaria prescripción médica.

Además, se antoja complicado pensar en los dos metros de seguridad o metro y medio, cuando hablamos de un rescate en el mar. Explican desde la Federación que lo que harán será cumplir a rajatabla con el uso del ‘brazo de rescate’, o lo que es lo mismo, el clásico flotador de Los Vigilantes de la Playa.

La intención es que haya siempre algún elemento entre el socorrista y la víctima, y en el caso de que esto no pudiera cumplirse, el socorrista no enfrentará nunca su cara con la de la víctima.

Son medidas nuevas en materia de socorrismo que se adoptan ante la presencia del coronavirus. Con respecto al uso de mascarilla, desde la Federación gallega son más partidarios de mantener las distancias que de tener que pasar la jornada con ellas, dadas las circunstancias de su trabajo. Serán los ayuntamientos los que decidan, o en su caso, las piscinas. En el caso de estas últimas, recuerdan también la importancia de respetar los aforos.

Publicidad