La policía científica ha vuelto al domicilio donde vivía la niña encontrada degollada este lunes para seguir recabando pruebas. Mientras, los Mossos de Esquadra tratan de localizar a su hermano, también menor de edad.

La información que este chico pueda aportar es clave para saber lo que pudo pasar. Al parecer, los niños estaban solos y su madre había viajado a Rusia, su país natal. Una vecina de la familia asegura que escuchó ruidos y gritos en el domicilio.

La autopsia ha confirmado que se trata de un asesinato. La pequeña, de 13 años, apareció tumbada y con un corte en el cuello.

El municipio ha mostrado su apoyo a la familia y su repulsa por lo ocurrido. Esta tarde se celebrará una concentración en la plaza del Ayuntamiento a las 18:30 horas.