Llega el verano y se repite este tipo de situaciones a pesar del esfuerzo de instituciones y empresarios para ofrecer otra imagen distinta de este destino turístico.

De nuevo, y en apenas unas horas, se han difundido dos vídeos en las que se ve sexo explícito y en las calles de la localidad mallorquina. En ellos, a los que ha tenido acceso Diario de Mallorca se ve incluso como no buscan ni siquiera lugares apartados sino que están a la vista de los transeúntes.

Las multas llegan a los 600 euros en estos casos y también se establecen por el consumo de alcohol en la calle o actos incívicos como orinar o escupir en la vía pública.

Los empresarios de la zona lamentan que las imágenes del turismo de excesos puedan empañar los avances logrados en los últimos años.