192

Publicidad

Distancia seguridad

Sevilla instala unos sensores que miden la densidad de gente en las calles con el objetivo de evitar aglomeraciones

Cuanto más se acercan las fechas navideñas más nos cuesta quedarnos en casa y respetar la distancia de seguridad en la calle. Por eso, en Sevilla han instalado unos sensores que miden la densidad de personas en las calles para evitar las aglomeraciones en Navidad.

Es muy difícil mantener las distancias cuando te reencuentras con familiares y amigos a los que llevas meses sin ver. Por eso es normal seguir siendo testigos de estos abrazos con mascarillas en estaciones y aeropuertos. Es la emoción de la vuelta a casa tanto tiempo por detrás.

En este día de reencuentros preocupan mucho las aglomeraciones. No solo en la cena sino también en los bares, con las reuniones de amigos, o en las tiendas con las compras de última hora. Para evitar estas concentraciones de gente, en Sevilla han instalado unos sensores.

Noche de paz, pero antes, día de aglomeraciones. Por eso en Sevilla se mide la densidad de gente en calles claves a través de un sistema telemétrico.

Estos sensores emplean la inteligencia artificial que emite al momento información de ocupación y que puede variar de color. Si se pone en rojo se crea una alerta y la Policía Local podría cortar o desviar el tráfico.

En Ferrol, como en muchos otros lugares, lo típico esta mañana es una copa con los amigos. Por lo que la policía ha reforzado sus patrullas y paseos para evitar que se baje la guardia

El mensaje en muchas ciudades es claro: una Navidad sin seguridad puede traer una nueva ola de contagios. También en Barcelona se ha visto a mucha gente en la calle, toca la clásica gestión de última hora.

El drama lo podemos observar en las comarcas de la Cerdaña y el Ripolles, ya que tienen cierre perimetral y para comerciantes y hosteleros la situación es insostenible.

Publicidad