En Benissa

Una serpiente de más de 2 metros y medio siembra el pánico en un pueblo de Alicante

Los vecinos de Benissa, en Alicante, se toparon con una serpiente de más de 2 metros y medio durante la noche del pasado domingo en una calle céntrica de la localidad. El reptil estaba suspendido sobre las cabezas de los viandantes, camuflado entre elementos decorativos.

Bomberos de la Diputación de Alicante sostienen a una serpiente encontrada en Benissa

Publicidad

¿Qué harían si se encontraran con una serpiente de más de 2 metros y medio por la calle mientras pasean? A esa pregunta tuvieron que responder in situ los vecinos de Benissa, en Alicante, cuando se toparon con un reptil de este tamaño colgado en la decoración de una céntrica calle del casco urbano de la localidad el pasado domingo por la noche.

La serpiente estuvo suspendida sobre las cabezas de los peatones camuflada entre una red con figuras decorativas de peces y rayas marinas hasta que un vecino se percató de la presencia del ofidio y dio la voz de alerta. Poco después los Bomberos de la Diputación de Alicante eran los encargados de descolgar al animal ante la mirada atónita de los viandantes, que todavía se preguntaban cómo había llegado ahí una serpiente de esas características.

"Un susto tremendo"

Los vecinos de Benissa no daban crédito a lo sucedido y todavía hay quien mantiene todavía el susto en el cuerpo. "Me llevé un susto tremendo, ya no voy a pasar más por aquí", aseguraba uno de ellos ante las cámaras de Antena 3 Noticias. "No hace nada, pero claro, da miedo ver una serpiente tan grande", afirmaba otro habitante de este municipio de 10.000 habitantes.

La pregunta que se hacían el domingo era sencilla: ¿Cómo había llegado el animal ahí? La incógnita no tardó en despejarse. Una vez que los bomberos descolgaron al reptil de la red, llamaron al Seprona de la Guardia Civil para que se hicieran cargo de él. Sin embargo, minutos antes del traslado, su dueño apareció.

Se trataba de un vecino del municipio que, como alguno de los residentes ya conocía, tenía un terrario en su vivienda, lugar donde debía haber permanecido la serpiente. El dueño del animal se disculpó con los agentes para, finalmente, poner punto y final a un episodio que será recordado por en Benissa durante mucho tiempo.

Publicidad