Publicidad

Coronavirus

El Gobierno trabaja en un plan nacional para la Semana Santa ante la división entre comunidades

La ministra de Sanidad ha confirmado que habrá un plan nacional para Semana Santa, aunque llama a la prudencia.

La tendencia descendente del coronavirus en España está llevando a las autoridades de algunas comunidades a plantearse una desescalada más laxa en Semana Santa.

Regiones como Madrid o Canarias ya están abiertas, pero otras zonas son partidarias de mantener los cierres. El objetivo, salvar vidas y no salvar la Semana Santa, como ya sucedió tras el verano de 2020 y la Navidad.

Pero esta división no se mantendrá durante mucho tiempo, puesto que Sanidad trabaja ya en la elaboración de un plan para Semana Santa con las comunidades, según ha avanzado su titular, Carolina Darias, que insiste en la prudencia y responsabilidad.

El verano y Navidad, duros ejemplos de la relajación de medidas

El verano de 2020 fue el primer periodo vacacional en tiempos de coronavirus. Entonces, el Gobierno optó por una plan de desescalada nacional. Y a mediados de julio, en plena libertad de circulación, la curva epidemiológica del coronavirus comenzó a ascender.

Llegó septiembre y las consecuencias de la segunda ola llevaron al presidente, Pedro Sánchez, a declarar un nuevo estado de alarma que deja en manos de los gobiernos autonómicos las restricciones.

Y así llegó la Navidad, con 17 planteamientos distintos. Algunas comunidades limitaron los movimientos a fechas señaladas, otras permanecieron abiertas y se crearon documentos de "declaración responsable" para exigir la máxima prudencia a los ciudadanos.

Pero esta apertura precipitó una tercera ola que a finales de enero alcanzaba su máximo pico, con una incidencia superior a los 900 casos por 100.000 habitantes a nivel nacional.

La amenaza de una cuarta ola

Ahora, el debate sobre las restricciones vuelve a estar presente a poco más de un mes de la Semana Santa. La Comunidad Valenciana lleva tiempo reclamando un plan conjunto al Gobierno, y todo apunta que así será.

Sin embargo, está por ver los detalles que se pactarán entre las comunidades, porque el virus avanza a distintos ritmos en cada territorio.

En Andalucía ya han iniciado la desescalada, un plan que choca directamente con lo que creen las autoridades de Castilla y León.

Y entre tanto debate, los epidemiólogos ponen el foco en la circulación de las nuevas variantes del coronavirus, que cada vez ganan más terreno en España.

La conclusión para los expertos es clara: una Semana Santa demasiado permisiva desencadenará, sin lugar a dudas, en una cuarta ola. "Nos sobra experiencia para evitarlo", señala a Antena 3 Noticias el exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud, Daniel López Acuña.

Publicidad