Publicidad

Semana Santa

Así se adaptan los fieles para una Semana Santa atípica marcada por la pandemia

Por segundo año consecutivo, las procesiones de Semana Santa 2021 se cancelan y muchos se adaptan como pueden a las restricciones impuestas ante la evolución de la pandemia del coronavirus.

La Semana Santa 2021 se celebrará entre el domingo 28 de marzo y el domingo 4 de abril. Como en otros eventos con gran asistencia de gente, la pandemia del coronavirus vuelve a cancelar por segunda año consecutivo la festividad de procesiones, cofrades, celebraciones religiosas y demás eventos.

En esta época del año, inevitablemente, cofradías y devotos se imaginan cómo hubiese sido esta Semana Santa de 2021 que deja de celebrarse para evitar la propagación de la COVID-19. Por ello, muchos optan por renovarse antes que morir, y adaptan la festividad a los tiempos de pandemia.

En Andalucía, la Semana Santa es una de las grandes fechas del calendario. La suspensión, avalada en un decreto firmado por Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla, cancela actos y celebraciones organizados por parroquias, hermandades y cofradías, asociaciones de fieles u otros grupos eclesiales en los que se haga uso de la vía pública.

En Castilla y León, la Semana Santa está considerada Bien de Interés Turístico Internacional y, para los locales, se trata de un acontecimiento cultural y social que dinamiza el turismo y reporta grandes ingresos a las arcas de esa comunidad autónoma, por ello, han optado por recrear procesiones estáticas o en miniatura, como es el caso de Valladolid.

Otras opciones por las que han optado las hermandades, es exponer las imágenes de las Santidades por las calles de las ciudades, a modo de veneración a lo largo de toda la Cuaresma y en los días propios de Semana Santa.

Salvar el verano gracias a las restricciones en Semana Santa

El Ministerio de Sanidad ha establecido restricciones durante las vacaciones de Semana Santa. La decisión se ha acordado en el Consejo Interterritorial entre Sanidad y las comunidades autónomas. Sin embargo, el aumento de la curva de contagios, amenazan la llegada de una cuarta ola tras la Semana Santa.

Desde el sector del turismo y la hostelería, dos de los más afectados por la pandemia de coronavirus, se toman estas restricciones y son conscientes de que una desescalada precipitada puede desembocar en nuevas restricciones en verano, y esta es la temporada que quieren conservar. El turismo espera salvar el verano gracias a las medidas tomadas de cara a la Semana Santa.

Publicidad