Balanza justicia

Publicidad

Sentencia

Seis meses de prisión pactados para la mujer que se llevó de Londres a Galicia a su hijo sin permiso del padre

Acuerdo en el juicio a la mujer que viajó desde Londres con su hijo de 8 años de edad y se instaló en Vigo sin haber informado de la decisión al padre del niño. Han acordado seis meses de cárcel por desobediencia a la autoridad. Se enfrentaba a un delito de sustracción internacional de menores, así como la inhabilitación especial para ejercer el derecho de patria potestad durante cinco años.

Se enfrentaba a 4 años de cárcel por trasladarse de Londres a Galicia con su hijo sin avisar al padre. El juicio finalmente no se ha celebrado porque se ha llegado a un acuerdo de conformidad entre las partes.

La mujer viajó desde Londres con su hijo de 8 años de edad y se instaló en Vigo sin haber informado de la decisión al padre del niño. La madre se enfrentaba a un delito de sustracción internacional de menores, así como la inhabilitación especial para ejercer el derecho de patria potestad durante cinco años.

Acuerdo para seis meses de cárcel

El juicio se iba a celebrar este viernes en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo, pero el alcance de un acuerdo de conformidad entre las partes ha evitado su celebración. De este modo, la pena de cárcel permanecerá suspendida durante un periodo de dos años. Así será con la condición de que no cometa otro acto delictivo y "no se alteren los términos de la custodia del menor establecidos judicialmente por las autoridades de Reino Unido y España".

Acusada de viajar e instalarse sin comunicarlo

La mujer estaba acusada de haberse trasladado desde Londres, donde residía con su marido, hasta Vigo, llevándose con ella al hijo de ambos, menor de edad. Según el escrito de acusación, la mujer no avisó al padre del traslado del menor, y además del traslado, también se instaló con él en la ciudad pontevedresa sin comunicarle la situación al progenitor.

El padre interpuso una demanda civil por sustracción internacional de menores, por lo que el juzgado declaró ilícito el traslado y retención del pequeño, que en ese momento tenía 8 años de edad. En enero del 2018, la Audiencia Provincial de Pontevedra ordenó que el niño volviese con su padre pero, dice el Ministerio Público, la acusada "se negó a hacerlo en reiteradas ocasiones". También ha remarcado el organismo público que la acusada se negó pese a tener conocimiento de las resoluciones judiciales que le ordenaban entregar al menor a su padre. Finalmente en agosto de ese mismo año accedió y el pequeño regresó con su progenitor.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal había solicitado una pena de tres años y nueve meses de prisión.

Publicidad