Plátano de Canarias

El sector del plátano denuncia ante la Comisión Europea la nueva Ley de Cadena Alimentaria

El sector platanero lo utiliza como "último recurso" para frenar la nueva Ley que se está tramitando en el Congreso porque es la única manera que conseguir la supervivencia del sector.

Publicidad

ASPROCAN, la asociación que representa a todos los productores del sector del plátano de Canarias en España, ha denunciado ante la Comisión Europea la reforma de la Ley de Cadena Alimentaria que ya se tramita en el Congreso. Dicen que es la última salida que les queda para conseguir la supervivencia del sector.

Los trabajadores lleva meses negociando, explicando y argumentando que la nueva Ley perjudicará enormemente al sector platanero. Aseguran que este procedimiento es una decisión muy delicada pero que "no les queda otra". Su modificación, entorpecería enormemente la comercialización correcta del plátano canario y los entrega "a los brazos de la banana" ha explicado el presidente de la asociación.

Se refiere a esto porque los artículos que cambiarían de la Ley impedirían que los productores del sector del plátano puedan, entre otras cosas, negociar de forma libre el precio de venta de esta fruta con el objetivo de poder competir con las bananas de otros países.

Denuncia ante la Comisión Europea

Por ese motivo, han acudido a Bruselas. Denuncian ante la Comisión Europea en busca de una solución justa para que el sector del plátano de Canarias sobreviva. Según su presidente, se pretende abrir un proceso de negociación entre Comisión y Gobierno español porque lo que desean desde ASPROCAN es que el plátano quede al margen en varios aspectos, como el precio.

Explican que fijar un mínimo precio provocaría la destrucción de hasta el 80 % de su producción anual. Raúl, uno de estos productores, explica Antena 3 Noticias que si él a su receptor le tiene que decir en ciertas épocas del año que "no se lo puede pagar por debajo de un precio X -si se aplicase la nueva ley en trámite- el receptor se iría a comprar a otro lado porque no sacaría beneficio alguno".

Raúl trabaja en una platanera desde hace 25 años, toda su vida trabajando en los plátanos y, según dice, nunca había visto un problema tan grave. De no conseguir negociaciones con los objetivos esperados, aseguran que se tendrán que tirar muchos plátanos y lo más importante que sea el inicio del fin del sector.