Sanitarios en un hospital en plena pandemia del coronavirus.

Publicidad

Coronavirus

Los sanitarios siguen padeciendo ansiedad, insomnio, miedo y desamparo tras el fin del estado de alarma por el coronavirus

Un estudio concluye que el personal asistencial sometido a la situación sanitaria de estrés y carga de trabajo por el coronavirus tiene más riesgo de desarrollar ansiedad, depresión, insomnio, trastornos de estrés postraumático y experiencias psicóticas transitorias.

Cuando se cumple un mes del fin del estado de alarma, los sanitarios que trabajan en la sanidad pública siguen padeciendo ansiedad, insomnio, miedo y desamparo, según encuesta realizada, entre el 1 de junio y el 15 de julio, por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) a 13.138 profesionales.

Asimismo, el trabajo ha puesto de manifiesto que los principales problemas de seguridad que refieren las personas encuestadas son la ausencia de materiales EPI (71,06 por ciento), falta de mamparas y otras barreras (63,67%), incumplimiento del distanciamiento de 2 metros (58,57%), insuficiencia de medidas para asegurar aforos limitados (45,63) o carencias en materia de limpieza y desinfección (43,9%). Además, un 18,23 por ciento asegura incluso que en su centro hay escasez de hidrogel.

Por otra parte, el 62,46 por ciento de los encuestados advierten de que no han recibido compensación por el exceso de jornada realizado durante la crisis y el 21,16 por ciento no tienen aún claras sus vacaciones. Según indican, o bien desconocen todavía la planificación, o bien se las han denegado total o parcialmente.

Además, CSIF pone el acento en que al menos una de cada diez personas (11,6%) asegura haber recibido presiones por parte de los cargos intermedios en su actividad laboral, aún estando trabajando con síntomas. En estas circunstancias, CSIF se ha dirigido a las diferentes consejerías de Sanidad para garantizar las medidas de seguridad, planes de contingencia ante los rebrotes y una eventual segunda oleada, así como reclamando un refuerzo de plantillas.

CSIF también ha solicitado una reunión al ministro de Sanidad, para analizar la situación de los rebrotes de manera coordinada con las comunidades autónomas. Y es que, pese a los "trágicos datos" que ha dejado la pandemia, a día de hoy "no estamos preparados" para controlar los rebrotes de manera adecuada.

El Plan de respuesta temprana preparado por el Ministerio de Sanidad, a juicio de la organización sindical, carece de fórmulas de coordinación con las comunidades autónomas a la hora de adoptar de medidas, de garantías de recursos humanos y carece de previsión en la gestión de las reservas de equipos y EPI, entre otros aspectos.

"España es el país con mayor tasa de contagio entre personal sanitario y a día de hoy la parálisis de las ofertas de empleo público, la precariedad y la inestabilidad de las plantillas hacen que nos enfrentemos a los rebrotes con un déficit de al menos 40.000 efectivos. Además se han despedido ya la mitad de las personas contratadas durante la crisis del coronavirus", ha recordado el sindicato.

Publicidad