Toque de queda, estado de alarma y confinamiento por coronavirus en España: nuevas medidas, casos y última hora de la Covid-19

Publicidad

Estado de alarma

Las sanciones por incumplir el estado de alarma pueden llegar hasta los 600.000 euros de multa

El conseller del Interior, Miquel Sàmper, advirtió ayer durante una entrevista la gravedad de las sanciones por la desobediencia del estado de alarma, multas de hasta 600.000 euros.

En resumen

Para asegurar el cumplimiento de las medidas del nuevo estado de alarma decretado en España por el Gobierno se han anunciado sanciones y multas para los que incumplan las restricciones. El conseller del Interior de la comunidad catalana, Miquel Sàmper, ha recordado la gravedad del incumplimiento del estado de alarma, con sanciones de hasta 600.000 euros.

Cataluña confirmó la implantación del estado de alarma decretado por el Gobierno central. La comunidad confirma las restricciones de movilidad nocturna desde las 22:00 hasta las 06:00 horas para conseguir parar la expansión de la segunda ola del coronavirus. En la jornada de ayer, la región notificó casi 5.000 nuevos positivos por covid-19 y más de 20 fallecimientos. El índice de rebrote ascendió a 788 puntos, 75 más que el viernes pasado.

Disueltos dos macrobotellones

Estas cifran muestran el descontrol de la pandemia en la comunidad catalana donde las autoridades han tenido que desalojar varios botellones. Sàmper confirma en sus declaraciones la actuación de los Mossos d’Esquadra en diversas fiestas celebradas durante todo el fin de semana.

La noche del viernes al sábado, los policías disolvieron dos macrobotellones en la localidad barcelonesa de Sant Quirze del Vallès, en el municipio de Bordils. El primero de ellos con casi 100 personas y el segundo con un grupo de 90 miembros, todos sin respetar las medidas sanitarias de seguridad de la distancia social y el uso obligatorio de la mascarilla. Las sanciones por este tipo de eventos varía entre los 3.000 euros las más leves, 60.000 si son más graves e incluso llegan al pago de 600.000 euros.

Durante la rueda de prensa del Procicat celebrada en el día de ayer, el conseller apeló a la responsabilidad ciudadana y destacó la gravedad de la situación epidemiológica de la comunidad catalana: "La medida no tiene vocación coercitiva ni recaudatoria, sí disuasoria y de hacer frente a esta pandemia tan grave", declaró el conseller. Sàmper ha apelado también a reuniones más pequeñas "de más de seis personas" de picnics en parques públicos en la ciudad de Barcelona: "O tenemos muy claro que es una cuestión que tenemos que trabajar entre todos, o no lo conseguiremos", ha dicho el conseller.

Publicidad