Tráfico de drogas

San Valentín y la impresión 3D, al servicio del tráfico de MDMA y cocaína rosa en Madrid

La Guardia Civil desmantela en Madrid una organización que traficaba con cocaína rosa escondida en impresiones 3D. Enviaban la droga fuera de España oculta en regalos de temática amorosa. Hay nueve detenidos.

Publicidad

La Guardia Civil no necesitó pensar mucho para poner nombre a la operación: Cupido. La pista para comenzar la investigación la dieron algunos envíos desde Madrid a Colombia y Australia: eran regalos con temática de San Valentín pero que ocultaban en su interior éxtasis y "cocaína rosa". En este caso, el amor era muy interesado. Los agentes comenzaron sus indagaciones tras constatar que detrás de esos envíos por paquetería estaban siempre las mismas mujeres como remitentes.

Era el pasado mes de febrero y los delincuentes tampoco le dieron muchas vueltas a la temática de los regalos. Figuritas, corazones, postales con la flecha del amor. El Día de los Enamorados les iba a servir como coartada. Pero esas figuras, fabricadas con impresoras 3D, no ocultaban amor, sino drogas. La indagaciones llevaron a los agentes hasta un edificio de oficinal en el barrio de Ríos Rosas, de Madrid, a unos metros del Paseo de la Castellana. Allí, sin levantar sospechas entre el resto de inquilinos, tenían su laboratorio de fabricación de figuras con impresoras 3D. Después las rellenaban con MDMA, conocido como éxtasis, y TUSI, la llamada "cocaína rosa". Cada envío interceptado por la Guardia Civil llevaba unos 800 gramos de esas drogas.

Detenido el "mago"

Hay nueve detenidos, cuatro hombre y cinco mujeres. Todos son de nacionalidad colombiana. Entre ellos está el "mago", de 47 años, la persona encargada de elaborar las sustancias estupefacientes. Es la misma figura que en el tráfico de cocaína se conoce como cocinero. También está el cabecilla de la organización, de 35 años. Ninguno de los detenidos tiene antecedentes por delitos similares. Sólo el "mago" por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas. La Guardia Civil destaca que llevaban un vida discreta. Sabían que la ostentación y llamar la atención es el camino más corto hacia la cárcel.

Los agentes de la Unidad Fiscal y de Fronteras de Madrid de la Guardia Civil se han incautado de 4.300 gramos de MDMA y 400 gramos de otras drogas, como la "cocaína rosa", un estupefaciente de tipo químico, mezcla de ketamina y éxtasis, al que se le añade un colorante rosa. En la droga de moda en determinados ambientes. Uno de los destinos de los envíos era Colombia. Los investigadores no descartan que fueran el pago por cocaína que recibirían del país sudamericano, aunque aún se está analizando la parte financiera de la organización.

Todo se controlaba desde la oficina que tenían en el centro de Madrid. Se les imputa delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Además de los nueve detenidos, hay siete personas investigadas por su relación con la trama, tanto por el alquiler del local usado como laboratorio de la droga, como por la recepción de pagos.

Publicidad